Posted on: 01/06/2020 Posted by: Cristina Fernández Comments: 0
palacio de linares

¿Realidad o leyenda? ¿Cuántas veces nos hemos hecho esta pregunta al conocer la historia de algunos lugares? El Palacio de Linares es uno de esos lugares que nos pone la piel de gallina en cada visita. 

En cualquier rincón del planeta podemos encontrar edificios con una historia cruel y sorprendente escondida entre sus paredes. El Palacio de Linares en Madrid es uno de esos lugares. Un edificio sobre el que deambulan crueles historias de amor e incesto.

Madrid es una ciudad envuelta por el misterio y las leyendas. Una de las más conocidas es la del Palacio de Linares (actualmente conocido como Casa América). Para quienes no conocen Madrid, el Palacio de Linares o Casa América está situado en pleno centro de la ciudad, en la Plaza Cibeles, entre el paseo Recoletos y la calle Alcalá.

El Palacio de Linares se comenzó a construir en el año 1877 de la mano del arquitecto Carlos Colubí con el objetivo de ser la residencia de los Marqueses de Linares, que lo habitaron desde 1884.

La leyenda que envuelve a este precioso Palacio, nace de una historia de amor prohibido que acabó en tragedia.

La Leyenda del Palacio de Linares

Nos trasladamos al Madrid de mediados del siglo XIX. En esa época, Don Mateo Murga Michelena era uno de los empresarios mas importantes de la ciudad y su fortuna una de las más grandes de aquella época. Don Mateo tenía un hijo llamado José de Murga y Raolid.

EL futuro de la familia era prometedor. Grandes negocios y triunfos se avecinaban para la la familia. Fue entonces cuando Don Mateo encargó la construcción del Palacio de Linares al funcionario arquitecto Colubí para que se convirtiera en la residencia habitual de la familia.

La finanzas de la familia seguían dando alegrías a la familia pero también se empezaba a encarrilar la vida personal del joven José. 

José había confesado a su padre que estaba enamorado. El amor había llamado a su puerta y quería formalizarlo casándose con su amada. Don Mateo entusiasmado ante la noticia, le preguntó a José por la afortunada que había conseguido enamorarle. Quería saber más, conocer los detalles de esa bonita historia de amor.

José contó a su padre que estaba completamente enamorado de una joven muchacha que vendía cigarros en el barrio de Lavapiés y que se llamaba Raimunda Osorio.

Al escuchar el nombre de la joven, el entusiasmo de Don Mateo se derrumbó y prohibió a su hijo que se acercara a la joven Raimunda. Tal fue su afán por evitar el contacto entre los dos que Don Mateo mandó a su hijo a estudiar a Londres para alejarle de Raimunda.

José no entendía la reacción de su padre y pensaba que la negativa a este amor se debía al origen humilde de Raimunda. Pero no. José no conocía el secreto que se ocultaba tras esta joven.

José marchó a Londres pero poco tiempo después tuvo que volver a Madrid porque su padre había fallecido.

Ahora, José ya era el Marques de Linares y, puesto que nadie se oponía a su relación, al volver a Madrid, se casó con su amada Raimunda.

El Palacio de Linares se convirtió en la residencia de los marqueses y allí comenzaron a disfrutar de sus amor. 

La felicidad se convirtió en locura

Al poco tiempo de casarse y mientras organizaba las pertenencias de Don Mateo que quedaban en la casa, José encontró una carta que su padre había escrito para él del día que partió hacia Londres. En esta carta le revelaba su gran secreto:

Te habrá sorprendido, querido hijo, mi reacción, después de haberte dicho tantas veces lo contrario, a la confesión de tu amor por la hija de la estanquera; pero es que esa muchacha es tu hermana…

Esta carta desconcertó a José. ¡Se había casado con su propia hermana! La desesperación se apoderó de él, que ante esta situación se vio en la necesidad de pedir ayuda al Papa León XIII.

El Papa, al conocer la situación en la que se encontraban los hermanos, decidió conceder al matrimonio una bula papal Casti Convivere que les permitía vivir bajo el mismo techo, pero en castidad.

Los enamorados intentaron cumplir las exigencias del Papa León, pero no pudieron contener su pasión y fruto de su amor nació Raimundita.

El nacimiento de la pequeña volvió loco a José, que para evitar la vergüenza asesinó a la pequeña y la escondió en un cofre tras las paredes del palacio.

Desde entonces se dice que del espíritu de la pequeña deambula por la casa buscando a su madre: «¡Mi madre, ¿Dónde está mi madre!».

Lamentos y gritos retumban en las paredes del Palacio

El Palacio de Linares fue residencia de varias familias hasta que en 1989 llegó a manos del Ayuntamiento de Madrid. El Ayuntamiento decidió entonces rehabilitarlo para convertirlo en lo que hoy conocemos como Casa América.

Durante las obras que ser llevaron a cabo para adaptar el palacio, muchos obreros y guardias de seguridad afirmaron haber escuchado ruidos, pisadas y voces de ultratumba, tales como: «Yo tuve una hija», «¿Mi hija Raimunda? Nunca oí decir mamá”

Ante esta situación, varios expertos en psicofonías, entre ellos Carmen Sánchez de Castro, entraron en sus estancias para investigar. En la investigación se usaron varias cámaras de vídeo, infrarrojos y hasta un detector de metales. Se sacaron casi 300 fotografías y en 22 de ellas se apreciaban extrañas manchas de luz. Además, la propia Carmen narraba algunas situaciones extrañas que había vivido dentro del Palacio.

En 1990, otro grupo de investigadores decidieron comprobar la veracidad de las investigaciones de Carmen y concluyeron que las voces recogidas eran un montaje.

El edificio se reabrió al público en 1992 como sede de la Casa de América y desde entonces, sigue abierto al público y se puede visitar para conocer sus diferentes estancias y su particular historia.

La Historia del Palacio de Linares no es la única sobre edificios encantados que os podemos contar. Una de las más conocidas es la historia de Amityville, una casa de ensueño que esconde una pesadilla.

Si quieres conocer más historias sobre casas encantadas, no te puedes perder nuestro podcast. Seguramente no consigas dormir tras escucharlo, pero descubrirás los secretos que se esconden tras los muros de casas muy conocidas.

Síguenos en Twitter (@OvnisYMisterio y @ctinafn) y en Facebook (Dimensión Misterio).

Leave a Comment