Posted on: 26/05/2020 Posted by: Dimension Misterio Comments: 0
crimen de amityville

Seguro que si te hablamos del 112 de Ocean Avenue, te quedas igual. Pero, ¿qué sensaciones recorren tu cuerpo si te hablo de la casa de Amityville? ¿A que las cosas cambian? Descubre una historia de crimen y auténtico terror en la casa encantada más famosa el mundo.

Dicen que es mejor no acercarse a aquellos lugares que han sido escenario de trágicos sucesos. Los asesinatos o las muertes inesperadas pueden dejar una energía negativa que sea difícil de ahuyentar. Quizá eso es lo que sucedió en la famosa casa de Amityville, escenario de uno de los crímenes más macabros en la historia de Estados Unidos y que, como no, fue llevada al cine.

Un cruel crimen familiar

El 14 de noviembre de 1974, la sociedad estadounidense se levantó con una de las noticias más impactantes de los últimos años. Aquella noche, a las 3:15, un joven de 23 años llamado Ronald DeFeo Jr., asesinó a toda su familia mientras dormían.

ronald defeo jr

La escena no pudo ser más aterradora, ya que la policía se encontró con todos los miembros yaciendo boca abajo, con los brazos en cruz, como si de un ritual se tratase. Allí estaban los cadáveres de sus padres y sus cuatro hermanos. Un crimen absolutamente terrible.

Cómo sería la frialdad de Ronald que, tras cometer estos seis asesinatos y esconder su ropa manchada, se marchó a un bar de su barrio, «The Witches´Brew». Allí le dijo al camarero que alguien se había colado en su casa y había asesinado a toda su familia, siendo él el único superviviente de la matanza.

Al llegar la policía al 112 de Ocean Avenue y contemplar la escena, comenzaron a interrogar a Ronald. Él les dijo que había salido pronto de casa para adelantar trabajo. Aquella explicación no contentó a los agentes. Él había sido el único superviviente y la hora de la muerte no encajaba con sus explicaciones, por lo que procedieron con la detención del joven.

crimen de amityville
La policía acudió rápidamente a la escena del crimen e interroga a Ronald DeFeo JR – Foto: eCartelera

Una vez llegado el juicio, Ronald cambió por completo su versión. Reconoció haber cometido los asesinatos, pero dijo que fue obligado por unas voces que escuchaba en su cabeza. Ronald había tenido algunos problemas con las drogas y había sido protagonista de algunos pequeños delitos, por lo que el jurado no creyó en su versión. Fue declarado culpable y condenado a cadena perpetua por seis homicidios de segundo grado.

La familia Lutz compra la casa de Amityville

Una de las situaciones más ilusionantes en la vida de una persona es la compra de su vivienda. Es como un sueño, como la culminación a muchos años de vida, aunque entres en la pesadilla de las hipotecas.

Imagino que ésta sería la sensación que tuvieron George y Kathy Lutz, una joven pareja de treinta años. Llevaban unos cuantos meses buscando una vivienda cerca del mar y en la que sus hijos pudiesen crecer felices y George pudiese establecer su oficina.

familia lutz casa amityville
Kathy y George Lutz – Foto: Viral Diario

Al tener un presupuesto limitado, acabaron llegando a Amityville tras una larga búsqueda. Allí conocieron a la agente inmobiliaria Edith Evans. Aunque ellos no le habían dicho las características de la casa que estaban buscando, Edith les dijo que tenía una casa que quería enseñarles, y que incluso podrían visitarla aquel mismo día. Viendo la amabilidad de la agente, accedieron a visitarla esa misma tarde.

Cuando llegaron al 112 de Ocean Avenue, George y Kathy se sorprendieron. Aquella casa era enorme, tenía tres pisos y un jardín considerablemente grande. Algo que también sorprendió a George fue que todas los postigos de otras viviendas que daban a aquella casa estaban cerrados, pero no los que daban a otros edificios.

La casa llevaba en venta aproximadamente un año. No estaba anunciada en ninguna parte, pero Edith Evans tenía una descripción perfecta en su oficina.

Zona residencial de Amityville: 6 dormitorios, colonial holandés, espacioso cuarto de estar, magnífico comedor, atrio cerrado, 3 baños, sótano completo, garaje para 2 coches, piscina de agua caliente y amplia caseta para botes

Si ya de por sí les gustó lo que veían, el precio les terminó de enamorar: 80.000 dólares.

Era tan barata que George pensó que se trataría de un error, y fue entonces cuando Edith Evans les confesó que aquel había sido el escenario de la matanza de los DeFeo.

casa de amityville
Los Lutz no sabían el terror que les esperaría en esta casa de Amityville

Sorprendentemente, esto no importó ni a George ni a Kathy. Total, los fantasmas no matan y aquella era una gran oportunidad de mercado, así que decidieron comprar la casa.

Los Lutz se trasladan a su nuevo hogar

Una vez finalizados los trámites de la compra, los Lutz emprendieron una nueva vida en su nuevo hogar. Por fin tenían la casa de sus sueños; por fin habían encontrado un hogar en el que podrían ser felices. Aunque quizá fueron un tanto inconscientes. Sólo hace falta recordar lo que allí había sucedido.

Se cuenta que el día que entraron allí a vivir, los Lutz pidieron al padre Pecoraro que se acercase a su vivienda para bendecirla. Dicen también, que mientras éste estaba en su labor divina, escuchó una voz que le dijo «¡Fuera de aquí!». Aunque se asustó, continuó con la labor que le habían encomendado. Eso sí, rechazó la propuesta de Kathy Lutz para quedarse a comer.

Esa misma noche, tras acostar a los niños, George y Kathy quisieron disfrutar de su primera velada juntos en su nuevo hogar. La joven pareja se juntó en el salón y se encontraron ante una situación extraña. Mientras el termostato marcaba 20 grados, en la sala hacía un frío bastante importante.

Allí estuvieron hasta las once de la noche, cuando decidieron acostarse tras un largo día de mudanza.

Comienzan los sucesos paranormales en la casa de Amityville

A las 3:15 de la madrugada, George se despertó sobresaltado tras escuchar un fuerte golpe en la puerta principal. Se asomó a la ventana y no vio a nadie merodeando. Sí se percató de que su perro estaba un tanto nervioso, por lo que miró un poco más allá y se dio cuenta de que la caseta de los botes tenía las puertas abiertas. Él juraría que las había cerrado, aquello no tenía sentido. Bueno, quizá era el sueño, tampoco tenía importancia.

george lutz casa de amityville
George Lutz fue el primer gran protagonista de los sucesos en la casa de Amityville – Foto: Stars and Stripes

Al día siguiente, George volvió a sentir ese enorme frío de la noche anterior. Por ello, decidió inspeccionar todas las habitaciones de la casa, ya que quizá se había dejado alguna puerta o ventana abierta. La gran sorpresa llegó cuando entró en el cuarto de costura. Allí, junto a la ventana, había cientos de moscas. Y aquello era muy extraño, ya que era invierno. Mató a las que pudo y al resto las espantó.

Esa misma noche, de nuevo a las 3:15, George volvió a despertarse sobresaltado. Había una puerta que se abría y cerraba continuamente. Aquello era imposible, lo había cerrado todo.

Se levantó a echar un vistazo, y la puerta que no paraba de abrirse y cerrarse era, justamente, la del cuarto de costura.

Éste era sólo el inicio de la pesadilla de los Lutz.

Los sucesos paranormales se intensifican

Como si de una película de terror se tratase, la estancia de los Lutz en la casa de Amityville fue un auténtico infierno. Demonios, apariciones espectrales, líquidos extraños, poltergeist… Casi les sucedió de todo.

Empecemos por una figura muy significativa. Se dice que en este lugar se había estado sacrificando cerdos tiempo atrás. Según los demonólogos, Jodie es un demonio que se apareció a la familia Lutz en forma de cerdo. El primer contacto lo tuvieron con la hija pequeña, Missy.

Su conducta comenzó a ser un tanto extraña, lo suficiente como para llamar la atención de Kathy. Como es habitual en estas situaciones, la madre le preguntó a su hija con quién estaba hablando, y le dijo que lo hacía con Jodie, un pequeño cerdito al que sólo ella podía ver. Kathy no le dio más importancia.

Jodie, protagonista del terror

Esa misma noche, George volvió a despertarse a las 3:15, tras escuchar un extraño ruido en la caseta de los botes. Bajó a ver qué sucedía, cerró las puertas y, cuando se dio la vuelta, pudo ver a Missy asomada a la ventana, observándole. Esto no sería extraño de no ser que detrás de su hija había un cerdo enorme.

George fue corriendo hasta la habitación de su hija y la escena no tenía absolutamente nada que ver con lo que había presenciado instantes antes. Missy dormía plácidamente. Por supuesto, allí no había ningún cerdo.

jodie amityville
Éste podría ser el aspecto de Jodie

Hubo otros dos sucesos aterradores con Jodie de protagonista. El primero tuvo lugar en la sala de estar. Una noche, tras acostarse los pequeños, los Lutz siguieron con su ritual habitual de sentarse ante la chimenea. En ese momento, Kathy lanzó un grito desgarrador. Al otro lado de la ventana había unos infernales ojos rojos observándoles. George salió corriendo a ver qué era aquello, pero no encontró a nadie. Únicamente pudo ver unas pisadas de cerdo.

El último encuentro desagradable con Jodie tuvo lugar unos días después. Kathy estaba en sus labores del hogar cuando vio a Missy hablando sola. El problema es que no sólo sucedía eso, sino que la mecedora de la niña se movía por su cuenta. Extrañada, pero queriendo quitarle hierro al asunto, le preguntó a su hija con quien hablaba. La niña le dijo que estaba hablando con su amigo imaginario, pero el mensaje no era nada tranquilizador.

Jodie consideraba que Missy era sólo para ella. A Jodie no le gustaba la nueva familia que habitaba el hogar, y lanzó un aviso: aquí ya vivió un niño, pero enfermó y murió. Missy se quedaría en la casa para siempre con ellos.

Instantes después, Kathy miró a través de la ventana y pudo ver a un cerdo enorme lanzando un gemido desgarrador. Kathy entró en pánico, George subió corriendo por las escaleras y también vio al cerdo, al que lanzó una silla por la ventana. Jodie empezó a gritar y se fue corriendo por la nieve.

Otros sucesos paranormales

Como ya os hemos adelantado, la familia Lutz vivió un auténtico infierno en aquel lugar. A los encuentros con Jodie hay que añadir distintas escenas absolutamente terroríficas.

En varias ocasiones, Kathy fue la protagonista. Durante tres noches, George se despertó de madrugada y se encontró a su mujer levitando. Además, ese fenómeno no era el único que sucedía.

La primera de las noches en las que Kathy levitó, al volver a su posición inicial en la cama, ambos se horrorizaron al ver que había adoptado la imagen de una mujer de unos ochenta años. Su rostro estaba lleno de arrugas y su pelo era totalmente blanco. Aquella imagen se esfumó con el paso de las horas.

La segunda noche, unas manchas extremadamente rojas aparecieron entre el pecho y el pubis de Kathy. Aquello eran una especie de quemaduras que dolían al tocar.

Kathy también vivió una serie de sueños extraños. En ellos vivía una escena absolutamente horrorosa en la que su familia era asesinada con un rifle por la noche. También soñaba con escenas de sexo explícito, pero no era ella la protagonista, sino otra mujer. Con el tiempo supo que la protagonista era Louise DeFeo, y que había tenido un amante.

louise defeo
Louise DeFeo fue protagonista de los sueños de Kathy Lutz – Foto: IMDb

Además de esto, Kathy fue protagonista de dos contactos sobrenaturales. Ambos tuvieron lugar en la cocina. Mientras ella estaba a sus labores, comenzaba a percibir el aroma de un perfume dulce. En el primero de los contactos, notó como alguien le tocaba suavemente. En el segundo, fue sacudida violentamente.

Fantasmas en la casa de Amityville

Los fenómenos poltergeist no tardaron en aparecer. Los protagonistas principales fueron George y su Chris.

Una noche, George se despertó sobresaltado, como venía siendo habitual. En esta ocasión, el ruido era música, aquello parecía una banda de música tocando los platillos y el trombón. Bajó a la sala de estar y vio que todos los muebles estaban apartados de modo que una banda de música pudiese desfilar.

En esa misma sala de estar, George tenía una figura de porcelana de un león. Dicen que la figura se movía sola, y un día que así sucedió, George se tropezó con ella. Su sorpresa llegó cuando vio que tenía las marcas de los colmillos en su tobillo.

El caso del pequeño Chris fue un poco más doloroso. Chris estaba apoyado en la ventana mientras jugaba con su hermano Danny. En ese momento, la ventana se cerró de repente, pillando los dedos del pequeño.

Además de esto, hay que resaltar dos incidentes relacionados con sustancias extrañas. Una noche, tras volver de las compras navideñas, Kathy se encontró una especie de lino negro con un olor horrible en los váteres. No hubo forma de quitarlo.

Pocos días antes de irse de la casa, un líquido verdoso comenzó a brotar por todas partes: paredes, cerraduras, ventanas… Y lo curioso es que al otro lado no había nada. Los expertos dijeron que aquello era ectoplasma.

La habitación roja

Si antes hemos hablado del cuarto de costura como uno de los lugares donde sucedieron hechos extraños, uno de los puntos más inquietantes de la casa fue la que se conoció como la habitación roja.

Un día, mientras colocaban la compra en una pequeña despensa que se habían montado, se dieron cuenta de que uno de los tablones se había movido un poco. Como el ser humano es curioso por naturaleza, movieron el tablón para ver qué había allí. Lo que encontraron les sorprendió.

Detrás de la alacena, dieron con una pequeña habitación de 1,20 por 1,50 metros. La estancia estaba completamente pintada de rojo y, en el centro, había un pozo mal sellado del que salía un olor absolutamente vomitivo.

Al parecer, porque aquella habitación ni siquiera salía en los planos, Ronald DeFeo la utilizaba para sacrificar animales. Entre ellos, cerdos.

Los sucesos de la casa de Amityville fueron una farsa

Los Lutz vivieron únicamente 28 días en la casa de Amityville. Tras ese tiempo, Jay Anson se interesó por sus vivencias y escribió el libro titulado «El horror vuelve a Amityville». Pero todo lo que contaron fue una enorme farsa.

Viendo que el libro había sido un éxito, hay quien comenzó a investigar por su cuenta. De esas investigaciones surgieron diversas mentiras, como el exorcismo que se había intentado llevar a cabo en la casa, que dijo que de la escena que habían contado los Lutz, poca realidad había. O la llamada a la policía, que nunca se produjo.

Pero lo que terminó por destripar toda esta mentira fue la declaración hecha por el abogado de Ronald DeFeo, que acusó a George Lutz de no haber cumplido con lo pactado.

Al parecer, toda esta historia fue una estrategia del abogado de Ronald DeFeo para dar credibilidad a aquellas voces que decían que tenía que matar a su familia. De este modo, podría conseguir una rebaja en la condena.

Por otro lado, dentro de la farsa también estaba involucrado Jay Anson. Él escribía un libro que se convertiría en un éxito seguro y, a cambio, los Lutz tendrían fama y dinero. Eso sí, resulta curioso que los Lutz se sometiesen a una máquina de la verdad y todas sus respuestas fuesen consideradas verdaderas.

jay anson
Jay Anson, autor de los libros sobre los sucesos en Amityville – Foto: IMDb

Por último, el asesino de Amityville mostró una carta de Ric Osuna (autor de «The Night the DeFeos died») diciéndole a Kathy Lutz que podía modificar cualquier parte de la historia original.

Para más inri, ninguno de los habitantes posteriores de la casa de Amityville ha vivido ninguna situación paranormal, más allá de los miles de curiosos que se acercan hasta allí cada año. Y esta historia, además de otras historias de fantasmas, la puedes encontrar en nuestro podcast sobre fantasmas y casas encantadas.

Síguenos en Twitter (@OvnisYMisterio y @Monle85) y en Facebook (Dimensión Misterio).

Leave a Comment